Rafael compite como un verdadero guerrero. Rodrigo se prepara y se supera día a día para alcanzar a su hermano. Siempre juntos.

Es el espíritu del CNA, la unión, no solo de la familia, sino de la gran familia que lo forma.

Y si, seguro que en sus cartas a los Reyes Magos han pedido algo de natación, y que en sus sueños, que los protege el espartano de su gorro, está el llegar muy lejos.

No os preocupéis que los sueños bonitos siempre se cumplen. Feliz Navidad hermanos Budia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.